Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006

7/10/2006

Italia y Francia, final inédita en la historia mundialista

Italia y Francia, saltaron al estadio olímpico de Berlín con sus onces de gala y dispuestas a hacer historia. Fabio Cannavaro y Zinedine Zidane -que jugaba hoy su último partido oficial- capitaneaban a los finalistas, dos colosos que demostraron saber defender mejor que nadie y atacar cuando más duele.

El partido empezó tras una sonora fiesta y con todos los ingredientes de una gran final en el ambiente. Ya en el partido, el primer susto del partido lo dio Henry en forma de lesión. El delantero del Arsenal chocó con Cannavaro y se quedó unos instantes conmocionado. Por suerte para Francia, el ariete volvía al poco rato.

Y es que Italia empezó fuerte, como demostró otra dura entrada de Zambrotta sobre Vieira que el árbitro castigó con la primera tarjeta amarilla del partido (4').

Pero fue la tercera falta de Italia la que influiría más en el resultado. Una internada de Malouda en el área italiana fue obstaculizada por Materazzi haciendo caer al galo. Penalty (5'). No podía empezar con más emoción la final. El encargado de tirar la pena máxima fue Zidane y el astro francés decidió convertir el gol lanzando al estilo 'Panenka', con suspense incluido: balón al larguero y 0-1 (7').

El gol ponía el partido franco para los franceses, expertos defensores y habilidosos y rápidos en el contraataque. Pero Italia, apelando a su raza, buscó el empate con fe y, aprovechando un córner perfectamente lanzado por Pirlo, Materazzi remató al fondo de la portería de un sorprendido Barthez (19'). El italiano se elevó por encima de todos y con su tanto hacía soñar de nuevo a todo un país.

La final seguía abierta. Abierta y bonita porque nadie renunciaba al ataque aun defendiendo con uñas y dientes. Italia volvió a rondar el gol en un remate de cabeza de Luca Toni que se fue al travesaño ('35). Ya en la juagada precedente, Thuram se echó a los pies del propio Toni cuando éste se disponía a batir a Barthez...

Tantas emociones tenían que pasar factura. En los últimos diez minutos las áreas quedaron cerradas a cal y canto, a la espera de un descanso perfecto para recolocar ideas. La final seguía sin un claro favorito.

EL ÚLTIMO ESCALÓN A LA GLORIA

En la segunda parte, Francia empezó con una estrategia clara, la suya, la de todo el Mundial. Defensa férrea y a buscar el gol con el trío Zidane-Ribery-Henry. Y casi lo logra éste último en una internada en el área italiana (46') pero su disparo lo detuvo bien Buffon.

El mismo protagonista volvía a poner el susto en el cuerpo de los italianos al meterse hasta la cocina pero su pase atrás lo desbarató la defensa (49').

Contagiados por la magia de Henry y empujados por Vieira atrás, Zidane y Ribery se fueron arriba y flirtearon con el gol en varias ocasiones. Pero la lesión del juventino obligó a dar entrada a Diarra ('56) cuando mejor estaban los galos.

Tan bien estaban que a Lippi decidió hacer un doble cambio; De Rossi y Iaquinta por Perrotta y un desaparecido Totti (60'). Un acierto porque en la jugada siguiente Toni marcaba de cabeza. Lástima que, según marcó el línier, lo hizo en fuera de juego.

El aviso espoleó a Francia que, a pies de Henry volvió a estar a punto de marcar. La pena es que se encontró con un Buffon inconmensurable que una y otra vez evitó el gol.

A medida que se acercaba el final, Italia iba cediendo a un dominio francés que no se concretó nunca en gol.

La jugada más peligrosa de Italia en estos momentos fue una falta lanzada por Pirlo desde la frontal que se fue a la derecha de Barthez por poco (76').

Un espejismo porque el dominio siguió siendo francés. Ni un amago de lesión de su estrella, Zidane, pudo detener el empuje de los galos que, entrando por banda, seguían sembrando el pánico en la retaguardia italiana.

Entonces Lippi se la jugó dando entrada a Del Piero por Camoranesi ('85), como contra Alemania, justo cuando el fantasma de la prórroga aparecía en el horizonte.

QUE DECIDA EL DIOS DE LA PRÓRROGA

El último partido del Mundial se resistía a terminar. La pelota no quiso entrar en 90 minutos y la prórroga debía decidir el campeón del mundo de 2006.

El cansancio ya pesaba en las piernas de los jugadores que, agazapados en defensa, esperaban sentenciar la final gracias a la galopada de algún delantero. Como en la ocasión de Ribery ('99) que cruzó demasiado ante Buffon justo antes de ser relevado por Trezeguet.

También Zidane estuvo a punto de entrar en la historia para siempre y a lo grande en un remate de cabeza que paró provindencial Buffon (103').

Sin embargo, en un momento de locura pasajera, Zidane cayó en la trampa de Materazzi y le propinó un cabezazo absurdo en el pecho que suponía la expulsión del francés, a todas luces justa. Un borrón para la despedida de Zizou que dejaba a su equipo con 10 hombres.

A partir de aquí poco más sucedió. Francia atacaba con pocos recursos, sin arriesgar, y los italianos seguían pensando más en defender que en buscar a un rival agotado y con un hombre menos. Los penalties eran el mal menor para todos y así, abnegados, llegó la lotería.

RESULTADO DE LA TANDA DE PENALTIES

ITALIA - Pirlo, GOL / 1-0
FRANCIA - Wiltord, GOL / 1-1

ITALIA - Materazzi, GOL / 2-1
FRANCIA - Trezeguet, FUERA / 2-1

ITALIA - De Rossi, GOL / 3-1
FRANCIA - Abidal, GOL / 3-2

ITALIA - Del Piero, GOL / 4-2
FRANCIA - Sagnol, GOL / 4-3

ITALIA - Grosso, GOL / 5-3
FRANCIA -...

Italia fue mejor y, con este resultado, se proclamaba campeona del Mundo. Era el cuarto trofeo mundialista para los 'azzurri' después de Italia'34, Francia'38 y España'82. Un fin de fiesta que dejaba el Mundial de Alemania visto para sentencia, con Italia como gran protagonista.

1 Comments:

Blogger Esther Croudo Bitrán said...

Alomejor lo interesante de Italia campeón también va por el lado de la economía. Les dejo un link con una teoría económica muy interesante acerca de que ocurrirá con la economía si Italia sale campeón de fútbol.

http://hablemosdeeconomia.blogspot.com/

saludos desde Chile

12:47 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home